14 abril, 2010

Actualizando...

Ya sé que tengo el blog totalmente abandonado, pero es que Facebook es más rápido, más cómodo y lo lee más gente, con lo que venir aquí a actualizar se hace cada vez más pesado.

A modo de resumen breve, decir que la primera partida de Corriente Alterna salió bastante bien, a mi parecer, a pesar de los innumerables fallos que hubo. Sin embargo, me quemé (tanto antes, como durante la partida, y si me apuráis incluso un poco después también), con lo que dudo que vuelva a realizar otra de similares características. Probablemente hagamos alguna de aventura y arqueología para las TdN, otra batalla con nerfs y a lo mejor una de política ambientada en Caprice, con algunos toques de La Luna es una Cruel Amante. Pero vamos, otra como la de marzo no me volvéis a pillar xD.

Por lo demás todo sigue como siempre, de la carrera no me puedo quejar, y ya no queda mucho para mi cumpleaños... Hablando de eso, aprovecho para lucir un poco el regalo adelantado que me ha hecho Eslizo :-):

¡Una armadura de chica! Basada en la armadura del Holy Paladin de Anima, Lilian Virgil, está hecha de gomaespuma, látex y cuero. El casco es una licencia artística, ya que en Crónicas de Hyboria (REV donde he estrenado la armadura) es obligatorio llevarlo para que armaduras medias y pesadas te den la bonificación en puntos.


En esta ocasión era Numeria, una joven erudita Nemedia que acompañaba a su tutor al peligroso reino de Koth. En la foto, posando junto a la malvada y lasciva princesa Tinné.

A pesar de sus inquietudes intelectuales, Numeria fue obligada a entrenarse con la espada, y no dudó en elegir el escudo más grande cuando tuvo fuerza suficiente para levantarlo, maximizando de esta manera sus posibilidades de salir con vida de un enfrentamiento (es decir... Escudo torre, los 3 puntos mejor gastados de mi ficha xD).


En Koth encontró exactamente lo que buscaba: aventuras (no en vano entró al dungeon dos veces... aunque una de ellas consiguiera razonar con el jefe del laberinto, que llevó a Numeria y a su grupo hasta la sala del tesoro sin atacarles), conocimientos (se leyó toda la bilbioteca de Koth de una sentada), amistad, y sobre todo, un nuevo maestro que le instruirá en los misterios del dios Ashura, adquieriendo de esta manera los únicos secretos que las bibliotecas profanas parecían negarle: magia. Será un camino arduo, lleno de sacrificios, y sentirá abandonar a su tutor, a la sanadora Delia, al consejero Tiberius y a los guerreros Argorio, Hermógenes y Pertegast. A cambio viajará por toda Hyboria con su nuevo maestro, poniendo siempre el Bien por encima de sus intereses personales. Sin embargo, ella sabe que siempre será fiel a Nemedia.


Aquí, Numeria haciendo lo que mejor se le da... Desordenar los pergaminos de la biblioteca.

Por último, decir que en un par de partidas la campaña dejará de llamarse Crónicas de Hyboria y se convertirá en Crónicas de Nemedia, al menos al ritmo que lleva. Porque parece que, al fin y al cabo... We're all living in Nemedia.