16 diciembre, 2009

¡El Smog de Londres es un gas de Control Mental!

The Inquirer - Londres, 16 de Diciembre de 1909


Por A. Whittle

Científicos del Inquirer han demostrado que el conocido Smog es, en realidad, un gas que afecta al sistema nervioso del organismo humano, controlando así sus acciones. Los sospechosos empiezan a perfilarse: los Hermenautas.

A lo largo de los últimos años hemos observado con preocupación cómo se extendía por toda Londres; algunos intentamos evitarlo, protestando ante el Parlamento y pidiendo acciones directas. Pero ya parece ser demasiado tarde: el Smog ha tomado el control de la ciudad.

Los últimos análisis hechos por nuestros científicos determinan que este Smog posee ciertas sustancias químicas capaces de alterar los neurotransmisores de nuestro cerebro, especialmente aquellos situados en el hipotálamo, aunque no de forma exclusiva. De esta manera se condicionan nuestras neuronas, estableciendo diferentes enlaces entre ellas, o bien debilitando o fortaleciendo los ya existentes. La forma perfecta de dominar el mundo.

¿Y qué organización secreta ansía este dominio? Exacto, los Hermenautas, el poder en la sombra; desde sus inicios a finales de la Edad Media hasta nuestros días han puesto y quitado reyes, jugado con Europa como si fuera su teatro privado de marionetas. Pero ya no se conforman con eso, necesitan más: hasta el último ciudadano debe caer bajo su control.

Cada día nos convierten más y más en autómatas, que realizan su trabajo de forma mecánica, toman el té de las cinco, hacen puré de guisantes, juegan al polo o al crocket; sin esperanza de cambios, sin sueños, y lo que es peor: sin darse cuenta de que están siendo manipulados. Dentro de algún tiempo en nada nos diferenciaremos de los androides mecánicos que los poderosos tienen en sus casas como criados. Ahora son de latón, en unos años serán de carne y hueso.

Sé que muchos me tildarán de loco, pero me daré por satisfecho si este artículo les hizo pensar; significa que su maléfico plan todavía está lejos.

No hay comentarios: