18 diciembre, 2009

La amenaza del crimen organizado en Londres

THE LONDON HERALD - Londres, 17 de diciembre de 1909

por Stephen M. Parker


Los Cockney Lusherers, los Elders de Whitechapel, los Runners de Dog’s Island... Distintas organizaciones, un solo fenómeno: el crimen organizado. Este hoy día se hace cada vez más preocupante para los buenos ciudadanos de Londres, pero nunca ha sido algo divertido. Además de la prostitución y el tráfico de drogas, estas bandas gestionan descargas ilegales desde la órbita e incluso a los que cometen los robos a pequeña escala.

Todos sabemos como somos los ingleses, somos capaces de organizarlo todo, aún sin la eficiencia de los alemanes ni la pulcritud de los franceses. En Londres, por ejemplo, se contabilizan un total de más de setenta bandas criminales perfectamente organizadas, algunas especializadas en tipos de crímenes concretos y con áreas de influencia determinadas.

El problema se nos presentan cuando muchas de estas bandas especializadas en tipos de crímenes se introducen en el área de otras con un territorio, pero sin especialización. Lo cual da lugar a que se solapen las zonas, con la consiguiente tensión, que en ocasiones acaban dando lugar a auténticas guerras callejeras de expansión o defensa de zonas, guerras en las que cada vez cobran mayor importancia las temidas wrist guns, símbolo de malas intenciones y una vida al margen de la ley, estas pistolas se sujetan mediante una correa a la muñeca y se disparan mediante un gatillo en la palma de la mano, haciéndolas perfectas para ser ocultadas y utilizadas en un ataque furtivo. Sin embargo, su mecanismo de disparo tiende a los accidentes, y muchos de los miembros del hampa londinense han perdido los dedos debido a disparos fortuitos mientras usaban estas pistolas.

En cuanto al modus operandi, este es también muy diverso. Los Cockney Lusherers, por ejemplo, acostumbran a organizar fiestas y saraos en las que aprovechan para dejar trabajar a sus carteristas, que suelen trabajar en grupos de dos, con un profesional y un gancho, que suele ser llamado pilar.

Por su parte, los Runners se dedican a robar en casas de la clase media, y sólo admiten miembros mayores de 35 años y con un pasado violento a sus espaldas. Sus actividades incluyen por otro lado el control de algunos burdeles y derechos de protección sobre algunas zonas pesqueras de la bahía del Támesis.

Si pasea usted por Blackfriar, y ve a un hombre elegantemente vestido, con un bastón de puño de marfil, esté seguro de que se encuentra ante uno de los infames Crosses, matones a sueldo, especializados en dejar en sus víctimas una marca a cuchillo en forma de cruz, para recordarle sus deudas o las ofensas cometidas contra el contratante del matón. Evidentemente, las marcas en la cara son mucho más caras que aquellas más fácilmente ocultables, y los precios que alcanzan estos matones en el mundo del crimen es muy elevado.

Sin embargo, la presencia de un nuevo jefe criminal parece estar a punto de desequilibrar la delicada balanza de poderes del hampa londinense, se trata de aquel al que llaman El Dragón.

Por la información que nos llega del mismo, el Dragón empezó controlando pequeños timos de trileros, pero su avance parece imparable, varias bandas han caído ante sus métodos, y sus hombres, que portan siempre alguna cicatriz visible como muestra de lealtad, se extienden por todos los barrios bajos de Londres.

¿Estamos ante el ascenso de un nuevo Napoleón del Crimen que haga sombra incluso a al terror que extendió en las calles el dominio del profesor Moriarty? ¿O podrán sus actividades ser detenidas por la Policía Metropolitana de Scotland Yard, con el decidido comisario Lestrade a la cabeza?

16 diciembre, 2009

¡El Smog de Londres es un gas de Control Mental!

The Inquirer - Londres, 16 de Diciembre de 1909


Por A. Whittle

Científicos del Inquirer han demostrado que el conocido Smog es, en realidad, un gas que afecta al sistema nervioso del organismo humano, controlando así sus acciones. Los sospechosos empiezan a perfilarse: los Hermenautas.

A lo largo de los últimos años hemos observado con preocupación cómo se extendía por toda Londres; algunos intentamos evitarlo, protestando ante el Parlamento y pidiendo acciones directas. Pero ya parece ser demasiado tarde: el Smog ha tomado el control de la ciudad.

Los últimos análisis hechos por nuestros científicos determinan que este Smog posee ciertas sustancias químicas capaces de alterar los neurotransmisores de nuestro cerebro, especialmente aquellos situados en el hipotálamo, aunque no de forma exclusiva. De esta manera se condicionan nuestras neuronas, estableciendo diferentes enlaces entre ellas, o bien debilitando o fortaleciendo los ya existentes. La forma perfecta de dominar el mundo.

¿Y qué organización secreta ansía este dominio? Exacto, los Hermenautas, el poder en la sombra; desde sus inicios a finales de la Edad Media hasta nuestros días han puesto y quitado reyes, jugado con Europa como si fuera su teatro privado de marionetas. Pero ya no se conforman con eso, necesitan más: hasta el último ciudadano debe caer bajo su control.

Cada día nos convierten más y más en autómatas, que realizan su trabajo de forma mecánica, toman el té de las cinco, hacen puré de guisantes, juegan al polo o al crocket; sin esperanza de cambios, sin sueños, y lo que es peor: sin darse cuenta de que están siendo manipulados. Dentro de algún tiempo en nada nos diferenciaremos de los androides mecánicos que los poderosos tienen en sus casas como criados. Ahora son de latón, en unos años serán de carne y hueso.

Sé que muchos me tildarán de loco, pero me daré por satisfecho si este artículo les hizo pensar; significa que su maléfico plan todavía está lejos.

10 noviembre, 2009

Gravedad, antigravedad y el viaje espacial

LONDON HERALD

LITTLE GENTLEMEN EDITION


10 de noviembre de 1909

GRAVEDAD, ANTIGRAVEDAD Y EL VIAJE ESPACIAL.
Una explicación de los principios de las leyes naturales adaptada del original de Kristian Järventaus “Gravital Physics” por

HARLAND LEWIS BERGER. (Fundador de Hulskin&Berger Engineering)

Tras el descubrimiento newtoniano de los principios gravitacionales que rigen el movimiento de los objetos en el universo, durante un tiempo se creyó que poco más podría añadirse a nuestra visión de la realidad.

Esto era completamente erróneo, como pudo verse en 1769, cuando se descubrió una sustancia cuya existencia ya Leonardo da Vinci había augurado en sus conocidas Tablas que regulan la astronavegación: la cavorita.

Lo que de verdad marca la diferencia de esta materia con la inmensa mayoría de los elementos de la naturaleza es que se trata de un mineral que contiene elementos antibáricos, es decir, en los cuales las fuerzas de la gravedad trabajan a la inversa.

En otras palabras, no todo lo que sube, baja. Sino que en ocasiones esto es al revés.


Probaricidad y antibaricidad.

Cualquier niño en edad escolar sabe lo que es la antibaricidad. Se trata de una cualidad de la materia que posee una carga gravitacional opuesta a la de la tierra. Un elemento antibárico será, naturalmente, atraído por la materia con la misma carga, y no por los elementos abáricos o sin carga gravitatoria. Del mismo modo, rechazará los elementos probáricos, esto es: la casi totalidad de la materia existente. El hecho de que apenas ningún elemento del universo sea antibárico de debe a la excepcional inestabilidad de la materia con este tipo de carga gravitatoria.

Las cargas gravitatorias son una parte intrínseca de la naturaleza, es probable que sea algo que se crea con el nacimiento de la materia, y que subyace en el núcleo de todos los cuerpos celestes.


Comportamiento de la materia antibárica.

En la práctica, casi cualquier material antigravitatorio, como la cavorita, no está compuesto en su totalidad por elementos antibáricos, la composición de este mineral incluye algunos elementos probáricos, e incluso abáricos.

Esto tiene lógica, si no estuvieran sujetos por su parcial probaricidad, tenderían a escapar del pozo de gravedad de la tierra, y aún serían menores las probabilidades de encontrar este material en la naturaleza. El 98% de la materia de la Tierra es probárica, con pequeñas cantidades de materia abárica y una cantidad completamente marginal de materia antibárica, en su mayor parte el mineral conocido como cavorita, cuya escasez es más que conocida por todos.

Cuando un elemento de carga totalmente antibárica se libera cerca del campo gravitatorio de un elemento más grande, cae hacia arriba y acelerará al mismo ritmo que caería un elemento de carga progravitacional. De modo que si lanzamos una pelota de materia antibárica en la tierra, volará hacia arriba, acelerando a unos diez metros por segundo. Cuando vuele más lejos, esta aceleración disminuirá, y cuando se aleje de la Tierra, su aceleración se irá acercando a cero pero, naturalmente, no se frenará a menos que sea interceptada por algo. Sin embargo, tal elemento es completamente imposible de encontrar, así que navegamos en el campo de la teoría. La inestabilidad de los elementos antibáricos es tal que no se encuentran en la naturaleza salvo como componentes de algún mineral con ligeras capacidades antibáricas.


Abaricidad

Cuando un objeto es abárico, su carga gravitacional relativa al campo gravitatorio en el que se encuentra, es cercana a cero. En la mayoría de las ocasiones se trata de una mezcla de dos tipos de materia, una de las cuales es de naturaleza repulsora, y la otra de naturaleza atractora al campo gravitatorio del entorno. Teóricamente, un objeto abárico no recibe influencia de ningún campo gravitatorio, si no que volaría a la velocidad a la que fue lanzado, sin verse afectado por los campos gravitatorio de los planetas en sus órbitas o el Sol. Esto es un contraste con los elementos antibáricos, que activamente vuelan lejos de su punto de origen.

En el uso común, la palabra, “abaricidad” es un termino utilizado para definir la cualidad de un objeto que contiene una mezcla de elementos probáricos y antibáricos que actúan como si fueran parte de un objeto uniforme con una masa infinitamente menor a la que le correspondería en la gravedad circundante.

Si en la tierra un elemento contuviera dos sextas partes de materia antibárica, su probaricidad sería mucho menor, y actuaría como un objeto de la misma masa en un ambiente de gravedad inferior, por ejemplo: la Luna.

Aplicaciones

Por supuesto, si se considera el efecto que estas cuestiones pueden tener en un vehículo como puede ser el astronavío común, se observa claramente la importancia de estos compuestos.
Así, la aplicación práctica de la antibaricidad y la abaricidad es un arte en sí misma. Por ejemplo, en ingeniería extraorbital, donde la antibaricidad se utiliza en catapultas orbitales entre la superficie y el espacio. Otro ejemplo es el vuelo de los navíos espaciales o los saltos al subespacio crítico por el cual se realiza el viaje entre galaxias.

Al ser los elementos antibáricos tan inestables, su presencia como partes integrantes de determinados minerales ofrece interesantes oportunidades. Debido a que en el cambio de signo gravitatorio de un elemento se libera una excepcional cantidad de energía, esta puede ser aprovechada a través del ingenioso mecanismo que constituyen los motores antibáricos para su uso como propulsor de los navíos espaciales.

Desde los más pequeños cúteres de la Honourable Moon and Outer Space Company a los astrobuques de combate de la gloriosa Armada Espacial de su Majestad Británica, equipados con potentes motores Hulskin&Berger, casi todos los astronavíos aprovechan la energía de estos procesos para su propulsión.


El subespacio crítico.

Es algo sabido que muchos astrobuques son capaces de viajar a través de las insondables distancias de éter, pero… ¿cómo se llevan a cabo estos viajes?

Como hemos visto antes, el cambio de signo gravitatorio de un elemento produce una cantidad de energía que apenas es mensurable por medios comunes. El control de esta monumental liberación de energía está en la base de estos viajes.

Imaginemos que conseguimos provocar que este cambio no sea repentino y violento, sino gradual y mensurable, esto sólo podría hacerme mediante un avanzado sistema de cálculo de probaricidades y fuerzas magnéticas. Imaginemos también que somos capaces de almacenar toda esa energía en estado puro en un acumulador diseñado a tal efecto, y liberarla a voluntad.

Esto es precisamente lo que hacen los actuales motores antibáricos. Debido a las características avanzadas de estos aparatos, hoy día se puede viajar a través del subespacio crítico con sólo cuatro meses de acumulación energética, superando así los antiguos motores, que requerían períodos de acumulación de hasta dos años.

En el momento de la liberación repentina de esta acumulada energía, el astrobuque pasa a encontrarse en lo que en las tablas DaVinci de astronavegación denominan subespacio crítico. Es poco lo que sabemos de este subespacio, y parece que el genio de Vinci se llevó a la tumba todas las respuestas que sobre este particular pudiera tener. Aunque en las películas que podéis ver en vuestros cinematógrafos domésticos aparecen vaporosas espirales flotantes y parpadeantes estrellas, en realidad el subespacio crítico es un lugar en el que no hay nada. Nada más que el enorme vacío interesteral. Asimismo, las posibilidades de encontrar otro astrobuque, son prácticamente nulas, a pesar de lo que la literatura de los señores Salgari, Verne o Kipling os puedan hacer creer.

Tras pasar otro período de acumulación de energía equivalente al de entrada, la introducción de una serie de dígitos (ya prefijados por las tablas DaVinci) en su escalonador de energía hace que la nave entre en el punto del espacio que se haya definido.

Como puede verse, las posibilidades del viaje en el espacio son casi ilimitadas, y sería extraño que en los próximos años no se lleven a cabo nuevos descubrimientos en este campo.

05 noviembre, 2009

¡La Salamanquesa golpea de nuevo!

THE INQUIRER - 4 DE NOVIEMBRE DE 1909

Un cuaderno con 33 dibujos a lápiz de 16x24 centímetros que Leonardo da Vinci pintó entre 1490 y 1498 desapareció entre la tarde del lunes y la mañana de ayer del Museo Nazionale della Conquista dello Spazio , un edificio barroco del siglo XVII situado en el barrio de Santa Croce, en Venecia, y creado para albergar cientos de planos, esquemas, dibujos, tablas, artefactos y prototipos entregados por el Milanesado a las autoridades venecianas en 1870.

En la cubierta roja del cuadernillo, expuesto en una vitrina cerrada desde el exterior y cuya apertura no puede hacerse sin una herramienta específica, se puede leer la conocida firma del genio de Vinci. Su desaparición, descubierta mientras se procedía a hacer inventario, fue comunicada rápidamente a la policía.

En lugar del cuaderno, se encontró un broche de plata y brillantes en forma de salamanquesa, la firma del conocido ladrón de guante blanco.

Tradicionalmente, el Museo cierra los martes pero ayer estaba abierto excepcionalmente con motivo de la celebración de una jornada de puertas abiertas para las autoridades internacionales que se encontraban allí, participando en los diversos actos de la Conmemoración del Primer Vuelo Espacial a Venus, en 1499. Quien se llevara el cuaderno de la Sala Número 9, situada en el primer piso del edificio no hizo ni saltar la alarma ni rompió ninguno de los mecanismos de seguridad de relojería que protegían el valioso documento. "No se excluye ninguna pista", apuntaron fuentes de la policía.

Valorado en ocho millones de libras, este tipo de bienes culturales no tiene, según los expertos, ninguna posibilidad de aterrizar en el mercado oficial por lo que podría tratarse de un encargo de un coleccionista privado.

Es el quinto golpe de la Salamanquesa en lo que va de año. Como recordarán nuestros lectores, el primero fue en el taller del ruso Fabergé, donde robó varias de las obras que preparaba para la Corte Imperial Rusa, para golpear después en la tienda de René Lalique en París, de donde escapó con la famosa Esfinge Libélula.

Sus golpes han ido creciendo en osadía desde entonces, las joyas de la Corona Bávara, conservadas en el palacio Residenz, desaparecieron a mediados de julio, y finalmente, un cuadro de la serie “El Mito de las Estrellas” del pintor Jacques Lacour (fallecido en 1890) fue robado en septiembre de la National Gallery londinense, a pesar de todas las medidas de seguridad de las que dispone este museo.

¿Hasta donde llegará la audacia de este peligroso delincuente?

02 noviembre, 2009

Corriente Alterna - 1910: Despliegue

El mundo de la ciencia está de enhorabuena. Gracias al apoyo de la Casa Imperial de Su Majestad la Reina Victoria, en el futuro mes de marzo se presentará la II Exposición Imperial y Europea de Ciencia y Progreso, en las cercanías del campo comunal de Horsell, pequeña ciudad que ha sido agraciada con la celebración de este magno evento.

Esta exposición contará en su inauguración con la presencia de nada más y nada menos que el príncipe Jorge, y corren rumores de que incluso el príncipe heredero Eduardo puede llegar a honrar la exposición con una visita, que se confirmará a última hora.

Científicos y expertos en tecnología de todas las naciones civilizadas se darán cita el próximo año. Desde Rusia, país que ha mostrado un gran interés en la celebración de esta exposición, nos llegan noticias de que probablemente Su Alteza Imperial, Zarévich y Gran Duque de Rusia Alejandro Nicoláyevich Romanov –bisnieto, como bien sabrán todos, de la Emperatriz Victoria- también está emocionado ante la perspectiva de conocer las maravillas de la ciencia con las que sin duda nos sorprenderán los científicos invitados.

No sólo eso, el anuncio de la feria ha provocado que importantes políticos de toda Europa se apresuren a anunciar la participación de sus científicos nacionales en tan señalada celebración, de modo que la Ciencia y el Progreso sean honrados adecuadamente. Así, el canciller alemán Theobald von Bethmann-Hollweg, ha declarado:

"Es un gran momento para la Ciencia de todos los países civilizados, los avances en todos los campos se suceden a vertiginosa velocidad, y todos aquellos que no quieran quedarse atrás deberán prestar toda la atención a eventos como la Exposición Imperial y Europea de Ciencia y Progreso. La Ciencia y la Industria germánicas están, como todos saben, a la cabeza de la carrera tecnológica, y será muy grato mostrarlo ante todo el mundo"

Ante estas declaraciones esta redacción no puede sino afirmar su seguridad de que los científicos del poderoso pueblo teutón no perderán la oportunidad de enorgullecer a su gobierno y sus conciudadanos con lo mejor que sus cerebros sean capaces de producir.

Por su parte, el presidente francés Armand Fallières no ha perdido tiempo y rápidamente ha respondido con toda una declaración de intenciones:

"En nuestra grandiosa nación francesa siempre se ha considerado la Ciencia como una herramienta para hacer la vida de todos los seres humanos más feliz y plena. Ha llegado el momento de mostrar al mundo los grandes avances en robótica y otras ciencias técnicas que en los últimos años han desarrollado nuestros científicos. Dejando claro de esta forma que Francia está, sin lugar a dudas, en el primer puesto del avance científico internacional"

Palabras claras y contundentes que presagian grandes sorpresas en la Exposición de Ciencia y Progreso.

En nuestro propio suelo, y recuperado ya del duro viaje en las colonias, el Comandante Roderick H. Blackmore –al que todos recordarán por su heroica actuación en el sometimiento de los rebeldes de Ardmindale- también ha declarado que siente una gran curiosidad por aquellos ingenios que puedan hacer más fácil la vida de los éternautas de nuestra Gloriosa Astromarina Imperial.

27 octubre, 2009

El fin de Ardmindale

HMS Thunderchild – Puente de Mando
Astrofecha, 15 de enero de 1909 AU-1


En el puente de mando del Destructor Clase Lightning HMS Thunderchild los indicadores giroscópicos de orientación mostraban que el buque se encontraba solo ligeramente desviado a babor con respecto a la línea de horizonte de Ardmindale, la colonia sobre la que orbitaba. Un fragmento de "Giulio Cesare in Egitto" inundaba plácidamente el ambiente, en contraposición con la serie de pitidos angustiados del telégrafo lumínico que emitía desde el palacio del gobernador colonial, una angustia comprensible por el hecho de tener en su órbita cinco astrobuques de combate, lo cual sumaba un total de casi diez mil baterías de cañones Blomefield apuntando a la ciudad.

- Teniente Douglas, haga el favor de dejar de parecerse a una estatua y acérquese a los astromapas, necesitamos de su juicio – la voz cansada del Comandante Roderick H. Blackmore resonaba por el puente como campanas en un día de misa, retumbando entre los mamparos de bronce y hierro.

- ¡Sí, señor! – el Teniente de Navío Peter Douglas III nunca llegaría a concebir la vida sin una cadena de mando que le impusiera respeto, pero la acción que iban a llevar a cabo, el bombardeo masivo de la colonia Ardmindale, le parecía excesivo. Con pasos largos y rápidos se situó al lado del Comandante, poniendo la gorra bajo el brazo con un gesto mecánico y preciso. Hacía calor, y olía a hollín, pero eso era normal en un astrobuque.

Los astromapas configuraban un esquema de la zona, en el que podían verse suspendidas las figurillas de latón movidas por mecanismos de relojería que representaban al destructor HMS Thunderchild, y las Fragatas Clase Britannia HMS Cumberland, HMS Kent, HMS Somerset y HMS Cornwall, en formación sobre el planeta. El Oficial de Tablas DaVinci de Navegación Dean Fairchild seguía pendiente de la disposición de la flota.

- Tenemos a la HMS Cumberland a babor, a cuarenta millas, unas tres mil sobre la superficie planetaria, su capitán pide permiso para cambiar su orientación siete grados respecto al ecuador y así evitar recibir de cara el amanecer orbital.

- Dígale que deje la formación en mis manos, si no le importa. Y deme el informe de estado de las armas.

- Tenemos casi todas las baterías Blomefield en posición de tiro, con unas diez mil cargas de cuarenta y ocho kiloícaros, lo que nos da un total de doscientos teraphaetones de energía. Eso precipitaría una descarga capaz de devastar un radio de cincuenta y ocho millas con una onda destructiva de clase alfa en las primeras seis salvas, señor.

-Con eso deberíamos acabar con este problema de Ardmindale de una vez y estar en casa para Navidad, ¿no es así, Douglas? – el Comandante Blackmore parecía tener unas prisas del demonio por librarse de aquel trabajo.

- Bueno, si vamos a disparar durante unas diez horas aproximadamente… pero Señor… permiso para hablar con franqueza, Comandante – la voz de Douglas empezaba a flaquear.

- Permiso denegado. Aquí dejamos la franqueza para los civiles.

- Sí, señor, pero permítame que insista, esto que vamos a hacer es un atrocid…

- Permiso denegado – dijo Blackmore pronunciando lentamente cada palabra -¿no comprende lo que significa eso, teniente?

- Si, señor. Lo lamento, señor.

-Bien, vamos a disponer a la Cornwall seis millas a babor de la Kent. Dejemos en paz a la Somerset, está bien dónde está. Quiero a sus capitanes confirmando blanco en diez minutos.

- De acuerdo, señor – el telegrafista Thomas Young se dirigió al cuadro del sistema de comunicación lumínico para transmitir las órdenes y entonces vio que el indicador de recepción estaba activado.

- Señor, tenemos una comunicación desde el palacio del gobernador de Ardmindale – dijo con voz mecánica

- ¿Qué querrán estos malditos rebeldes ahora?

- La comunicación es de mala calidad, ¿la paso en altavoces, señor?

- Negativo, pásela en auricular – Blackmore se puso los cascos y los ajustó debajo de la barbilla, se hizo el silencio en toda la sala, un silencio sólo roto por el zumbido lejano del motor antibárico y los clicks de los engranajes del telégrafo que el polifonador convertía en palabras; el comandante suspiró con hastío y respondió.

- La situación de la que habla está causando un montón de problemas al almirantazgo y, de paso, al Imperio, gobernador. Mi respuesta es no.

- ¿El gobernador está intentando negociar? – preguntó en susurros Fairchild a Douglas.

- Es normal, parece que la revuelta está sofocada y quieren convertirle en cabeza de turco. No se bromea con la Armada Espacial de su Majestad Imperial Británica, pero esto es excesivo. Son casi cincuenta mil personas, ciudadanos británicos. Y no quedará nadie vivo cuando acabemos.

- Estoy de acuerdo, deberíamos hacer algo, ¿pero qué?

El comandante Blackmore se quitó los auriculares, y miró al oficial de tablas.

- ¿Dónde está esa confirmación, Fairchild?

- Solo faltan la Cornwall y la Somerset, señor.

- Cuando uno espera el tiempo no pasa, ¿verdad, teniente?

- Tan lento como un día sin té, comandante.

- Señor, una nueva comunicación de Ardmindale – la voz de Young sonó desde el panel de transmisiones lumínicas.

- Corte la transmisión, teniente - el teniente de navío Douglas puso su mejor rostro de indignación, se acercó al cuadro de control de telecomunicaciones y se dispuso a accionar la palanca; sin embargo, se detuvo un momento, si Blackmore estaba dispuesto a matar sin piedad a todos los habitantes de Ardmindale, al menos que les oyera, y que sus voces le persiguieran en sueños el resto de su vida. Bajó la palanca de los altavoces del puente de mando.

- …epito, la situación está bajo control… zzzzz… no disparen… zzzzzz… no disp...en… por Dios, hay mujeres y niños aquí… zzzz… piedad…. zzzz… no… zzz… necesario… zzzz… todo está controlado… zzzzzzzz… atiendo conf… mación….zzzz – el rostro de Blackmore se convirtió en algo incomprensible para la mayoría de los presentes.

- Cierre la transmisión, cabo Winchester, y Teniente… considérese arrestado. Sargento Scott, acompañe al teniente a su cabina. Fairchild, ¿tenemos confirmación de la Somerset y la Cornwall? Quiero a todos los astrobuques en posición de tiro.

- Sí señor, la Somerset acaba de enviar hace siete segundos la señal de lista para el fuego, y la Cornwall hace veintidós.

- Muy bien.

- Pero, comandante, debo discrep…

- Fairchild, no tiente su suerte… mande iniciar la secuencia mecánica de fuego de artillería con los Blomefields. Quiero Ardmindale convertida en un páramo.

- A la orden Comandante – en el exterior de la nave, los cañones giraron en sus habitáculos rotatorios para apuntar a las coordenadas establecidas por las tablillas perforadas de puntería.

- A mi señal.

- Listos, comandante.

- Fuego.

13 mayo, 2009

Escamitas y JC colega



Son el verdadero equipo imparable.

30 marzo, 2009

ARGOS: The Jordan Files. Capítulo 1: Sospecha

Los hermanos Jordan llegan, junto con otros candidatos, a la base de Argos en España, llamada Hades VII. Este complejo está situado en mitad de la nada, en la sierra de Guadarrama, siendo su acceso bastante difícil. Trevor comenta lo atrasados que se encuentran en España, y que eso en Australia no ocurriría. Lucy le mira pero no contesta.
Lucy mira los guantes blancos que le cubren las manos hasta el codo. Toca la ligera rugosidad que hay debajo.
*Flashback* Una Lucy mucho más joven discute violentamente con un chico al que llama Michael. De repente, una luz roja lo inunda todo. Lucy se desmaya y cuando despierta, Michael ya no está. Vuelve a casa y Trevor le cura las manos heridas, pero ella no le cuenta nada de lo ocurrido.

El autobús de la empresa llega hasta el complejo. Al llegar a la puerta de las instalaciones, son recibidos por gran parte de los directivos y jefes de proyecto. Mientras les dan la bienvenida, los candidatos ven horrorizados como un ser de aspecto extraño (manos gigantes, rasgos ligeramente animales) gruñe y sale corriendo por la puerta. Los miembros del equipo de seguridad le persiguen y es reducido. Los directivos se miran nerviosos y la jefa del departamento de psicología felicita a los candidatos por haber superado la prueba: Al parecer, querían comprobar su temple y, puesto que ninguno de los aspirantes salió corriendo, todos pueden acceder al recinto y considerarse finalistas del proceso de selección. La encargada de administración, Charlie Bradford, habla de forma ligeramente mecánica, por lo que Lucy decide inmediatamente que se trata de un cyborg. Les entregan sus placas de seguridad, en las que figura su nombre y su nivel de acceso a las instalaciones: dos.

Tras avisarles de que deben someterse a ciertos análisis, entre ellos uno de sangre, lo cual deja a Lucy preocupada y a Trevor extrañado, se les da un pequeño paseo por las instalaciones de la fundación. Se intentan organizar las entrevistas con los jefes de departamento, pero todo es un caos. Lucy consigue hablar con el encargado de la sección informática, Víctor Ullate. Ella describe vagamente algunos de sus logros (acabar la carrera en tres años, diseñar su propio lenguaje de programación, desarrollar el software del satélite Optus-D1...). También le preguntan si sería capaz de acceder a lugares protegidos de la empresa gracias a sus habilidades como hacker, y ella sonríe.

Por otra parte, Trevor conversa con Ignacio Alas Negrín, uno de los directivos, sobre su antiguo trabajo y lo que espera de Argos.
Después ambos son testigos de una desagradable conversación. Ethienne Navar, un candidato para entrar en la empresa, arremete verbalmente contra el jefe del departamento de informática, sin ninguna razón aparente.

- Yo no contrataría a nadie a quien su madre todavía le compra la ropa.
- Mi madre murió hace algunos años.
- Claro, teniendo un hijo como tú, moriría de asco.
- Murió de cáncer.
- Es que tú eras el cáncer.

En ese momento, el informático se va llorando. Los demás aspirantes se miran preocupados. ¿Qué mosca ha picado a Ethienne?

Lucy conoce a la abogada del señor Zoras Price, el multimillonario excéntrico, uno de los principales accionistas de Argos. El señor Price se interesa por Lucy y ella le cuenta algunos de sus proyectos, incluido Ender, el satélite asesino. Le explica su funcionamiento básico, la tecnología que ha desarrollado para él... y la imposibilidad de llevarlo a cabo debido a la falta de fondos. Price lamenta que haya presentado su solicitud para entrar en Argos y afirma que desea que trabaje para él. Si Argos no decide finalmente contratarla, lo hará Price en persona.

Lucy y Trevor son avisados de que, si desean continuar en el proceso de selección, deberán someterse inmediatamente a los análisis de sangre, que hasta el momento habían conseguido evitar. Finalmente acceden, no sin ciertas sospechas. ¿Para qué querrían muestras de su sangre? Trevor les recuerda la Ley de Protección de Datos, y exige que los resultados de las pruebas se les proporcionen en cuanto estos estén listos. Los miembros del equipo de laboratorio parecen extrañamente reticentes a ello.

Motivados por la curiosidad y por el reto que el jefe de la sección de informática había lanzado, Trevor y Lucy logran entrar en los ordenadores de administración y descargarse los archivos que consideran más importantes. Antes de irse, Lucy deja su lema en el logo de Argos: "Nobody expects the Spanish Inquisition", firma de su identidad hacker, por la que era buscada en 37 países. Trevor ojea los datos archivados en su PDA, memorizando todos los datos que contienen, aunque se trata sólo de archivos de cuentas, fichas de empleados y demás papeleo burocrático, una cantidad ingente de datos que no tiene tiempo examinar en el momento sin que les descubran.

Dando vueltas por el recinto, Lucy descubre a dos visitantes que no reconoce como miembros de Argos ni tampoco como aspirantes. Uno de ellos siempre habla poniéndose la mano delante de la boca, pero a pesar de ello, Lucy vislumbra unos colmillos enormes. Corre hasta donde está Trevor para contarle que ha visto un vampiro, pero cuando trata de enseñarle al hombre, este ha desaparecido.

Trevor discute con varios miembros de Argos, ya que no quieren mostrar los resultados de los análisis. Todavía les hacen esperar para hablar con cualquier directivo, puesto que el señor Berghoff, el director de las instalaciones, no tiene tiempo más que para atender a sus propios subordinados. En vista de todo esto, los dos hermanos deciden investigar por su cuenta qué está ocurriendo. Lucy hackea el sistema de los ordenadores de los encargados de seguridad y descarga todo su contenido. Aparte de algún videojuego y mucha pornografía, descubren horrorizados los videos obtenidos de las cámaras: Numerosos individuos, parecidos al ser que huía cuando estaban siendo recibidos en la puerta, aparecían continuamente. Grabaciones de baja calidad que no servirían para demostrar nada, pero ¿qué son aquellos extraños sujetos? ¿A qué se dedica Argos, en realidad?

Continuará…

20 marzo, 2009

Candidatura a Reina de Ravenclaw

Simplemente, porque me parece magnífica...

------------
Saludos, queridos votantes y futuros súbditos;

Escribo este mensaje para presentar la mejor, ¡qué digo la mejor! ¡La Única candidatura posible a Reina del Baile!

Mi nombre, para aquellos que todavía no lo sepan, es Selene Mountbatten de los Mountbatten de toda la vida, de la antigua y gloriosa ciudad de York. Por si no ha quedado claro, mi sangre es tan limpia como brillante mi perfecta sonrisa. Y con esto, no quiero decir que me crea mejor que los llamados "sangre sucia", sería una injusticia tacharme de pensar tal cosa, dado que me sé mejor que cualquiera, independientemente de la limpieza de su sangre.

Pero dejemos de hablar de mi sangre y empecemos con el tema que nos ocupa: Yo.

Para empezar, mencionaré algunas de mis más evidentes virtudes, que no por obvias dejan de ser importantes. Soy físicamente maravillosa, ya no sólo por mi admirable sonrisa anteriormente mencionada, sino por el incomparable rostro de belleza y dulzura en la que se encuentra enmarcada. Mi mirada, misteriosa a la par que hipnótica, está adornada por sendas pestañas cuya caída es capaz de paralizar el mundo durante un eterno instante.
Mi melena, más que cabello, es un ondulante mar de azabache, en perpetuo contraste con el fino marfil de mi piel.

Como todos ya sabéis, estoy muy involucrada en las actividades del colegio: soy al tiempo una respetada atleta, una deseada animadora, una brillante poetisa (muchos ya habréis leído mi último libro publicado de poemas, un enorme éxito de crítica y público), una temible miembro del Club de Duelo, una polifacética actriz del Taller de Arte Dramático y, además, una excepcional estudiante que destaca en... Todas las asignaturas, incluso en las que no estoy matriculada.

Soy una fiel amiga de mis amigos, y la más encarnizada enemiga de los enemigos de mis amigos, ya que yo no tengo enemigos propios. ¿Quién sería capaz de odiar a una criatura tan adorable como yo?

Algunas de mis innumerables aficiones, que desempeño con exquisita perfección, son el baile, la pintura, la declamación y la música: toco diversos instrumentos como el violín, la viola, el violonchelo, el contrabajo, el laúd... piano, órgano, arpa, clavecín, flauta, oboe, fagot, saxofón y trompeta. Como no podía ser de otra forma, mi canto rivaliza con el del mismísmo Orfeo, a cuyas notas los ríos frenaban su curso y los árboles se inclinaban. ¿He mencionado que además soy una excelente mitóloga y toda una eminencia en ciernes en la Historia de la Magia? Como complemento a estas dos últimas disciplinas, hablo con fluidez quince idiomas humanos, veintitrés lenguas muertas, así como centauro, troll, goblin, duende, sireno, cetáceo, estrigiforme, batracio y felino... Oh, y esperanto, idioma que no considero humano.

Las ciencias no tienen secretos para mí. He ganado varias Olimpiadas de Aritmancia y son conocidos mis avances prácticos en el campo de las pociones. Hace algunos años desarrollé el revolucionario Teorema Mountbatten aplicado a la astronomía y la adivinación.

En resumen, soy, con mucha diferencia, la mejor candidata a Reina. Y, a diferencia de las demás, no soy una creída, porque ser creída es un defecto, y yo no tengo defectos.

Sinceramente suya,

Selene Mountbatten

PD. A todos aquellos que me habéis pedido consejo sobre a quién votar, la respuesta es obvia: a mí.

16 marzo, 2009

Museum 1890

Aunque a estas alturas ya lo sabréis todos, nunca está de más recordarlo (y con la escasez de ideas y posts, ya ni os cuento).
Como decía, el increíble grupo Etrusci Masters (Bram, Willy, Eslizo y yo) está haciendo un vivo para los Encuentros Rúnicos, ambientado en época Victoriana, para que podáis llevar vuestras mejores galas.

----------

Lord y Lady Weaving organizan una fiesta en su residencia de Broadlands Manor, en la que tendrán lugar apasionantes acontecimientos relacionados con el mundo del arte, desde la pintura más vanguardista hasta las antigüedades más deseadas.

Se podrán conocer, al fin, las obras de los hermanos Lacour, cuadros que al parecer han enamorado los Weaving, y que desean compartir en este día tan señalado con sus amigos más cercanos... Y también con la prensa.

Además, se celebrará una espléndida subasta, cuyos beneficios servirán para la creación de una nueva sala en la National Gallery.

Esto, y muchas otras sorpresas (¿qué nuevo invento del doctor Nikola Tesla podremos admirar esta vez?) esperan a los invitados.

----------

La lista de personajes es la siguiente (las plazas están completas):

Lord Archibald James Weaving y la anfitriona de la muestra, su esposa, Lady Anna

Lord August Mountbatten y Breamore y Aarushi, su exótica acompañante

Sir Peter Lipton, director de la National Gallery y su encantadora esposa, lady Marianne Lipton

El doctor Sir Harvey Conway y su esposa,
lady Rose-Marie Conway, coleccionistas de arte

S. Gooders
, titular de la cátedra de folklore de la universidad de Cambridge, acompañado de H. Harrison,
C. Webler y S. MacDowall, tres de sus más brillantes alumnos

Nikola Tesla, visionario inventor

Los hermanos J. y R. Lacour, extravagantes artistas responsables de la muestra.

M. Campbell, periodista del Daily Express

S. Collins, crítico de arte del Daily Express

T. Wheeler
, enviado de la casa de subastas Sotheby's

Frank Kermode, jefe del servicio y condecorado veterano de la conquista de Zululand

-----------

Para más información: www.museum1890.tk

16 febrero, 2009

Las aventuras del General Linfocito

Jueves, 12 de febrero. Dos jóvenes capitanes linfocitos pasean nerviosos por delante de la puerta del despacho del Linfocito Jefe. Al final, se deciden a entrar.

El General Linfocito es un excelente estratega y una buena célula, reconocido incluso fuera del Sistema Inmune. En su pecho lucen diferentes condecoraciones, ganadas en duras batallas contra la Gripe de 2007, los Molestos Catarros de Otoño y otros asuntos de similar importancia.

Al ver a los jóvenes oficiales en su despacho, deja de escribir informes y les escucha atentamente, aunque su ceño se va frunciendo cada vez más.

-Verá, señor, yo... Bueno, nosotros... Eramos los encargados de limpiar la Garganta de placas de bacterias... Y, bueno...
-¿Sí, capitán? ¿Han tenido algún problema con ellas?
-Sí, no, bueno, con ellas no. Tengo el placer de anunciarle que todas las colonias de bacterias dañinas han sido destruidas.
-Eso es fantástico. Les felicito.
-Pero.... Bueno... Digamos que utilizamos las nuevas bombas... Y... Hemos creado un par de úlceras en la Garganta.
-¿Que han hecho QUÉ?

Ahora mismo, el aspecto del General Linfocito sería más o menos así


Los capitanes se miran nerviosos. ¡Ja, qué divertido fue pulsar todos aquellos botones rojos! Pero cuando vieron los cráteres humeantes que habían dejado, ya no fue tan divertido.

-Si, verá, es que había muchas bacterias... Y pensamos que los daños colaterales no serían tan graves...
-Pues se ve que lo vuestro no es pensar. Me han defraudado. Unos jóvenes tan prometedores, con tan buenas calificaciones en la Academia de Oficiales Linfocitos... Me temo que pasarán una buena temporada en el Hígado.
-Pero, ¡señor! ¡El Hígado está infestado de mononucleosis!
-¿No les gustaba la acción? Pues estarán en primera linea de batalla. Y ahora, váyanse. Tengo una guerra que ganar.

07 febrero, 2009

22 enero, 2009

Enero 2009, un mes extraño

En estos 22 días han pasado tantas, tantas cosas... ¿Que por qué no actualizo el blog? Me temo que facebook lo ha matado, si queréis fotos y tonterías varias están todas allí.

Brevemente:

Una nochevieja interesante, aunque parece que cada año se disfraza menos gente. Sois unos rancios (¡Ah! ¡Ha dicho rancios!!!).

La casa rural, tras la cual tres de los cuatro implicados volvimos con el estado del facebook cambiado (Ay, facebook, lo que ya os decía...).

Tachando tareas pendientes: Eslizo me regaló un Jesucristo Colega; mi gráfico de las Seis Babas crece día a día... ¡ Y fuimos al caixaforum de empalmada! Eso sí que merece una foto...



Estoy de exámenes, pero no se nota. Creo que voy a dejar todas :S... Fiestas, quedar con gente, entrenamientos con la gomaespuma, el vivo que estamos preparando para Rúnicos, Hogwarts, Ambición y Acero, y tantas otras cosas... Exactamente así me imaginaba la vida universitaria, pero sin ese molesto tema de suspender.

Qué deciros, han sido unas semanas muy agitadas en todos los aspectos, especialmente el emocional. No sabía como iban a desarrollarse los acontecimientos y aún hoy tengo mis dudas al respecto. Ay...