19 noviembre, 2008

Qué locura II

El sábado quedamos en la Fnac; yo iba con intención de "reclamar" el libro que hacía ya tres semanas que encargué (concretamente, La Luna es una cruel amante), pero ese mismo día, media hora antes de llegar, recibí un sms: estaba descatalogado. Pues vaya, siempre descatalogando lo que mola.

En cualquier caso, estuve un rato buscando a las otras dos metafisicodélicas (sí... llegué tarde xD), para después vagabundear por la zona de ci-fi hasta que llegaron Toni y Jesús. Propuse ir a "mi tienda", vamos, Mundo Fantasía creo que se llama (tengo un par de bolsas por ahí con el nombre en cuestión, pero he tenido un día muy duro y no me apetece ir a buscarlas). En fin, lo importante es que es un sitio fascinante: pequeño, agobiante, lleno de libros y cómics que parece que se van a echar encima de ti. Además, el dependiente parece que está a su rollo detrás del ordenador y una pila de cosas, pero te escucha atentamente y puede que comente algo de lo que digas xD.
Y de repente... ¡Histeria! ¡Una estantería llena de libros de Heinlein! Empecé a emitir ruidos extraños, una mezcla entre Homer al ver rosquillas y una fan adolescente y alocada al encontrarse con su ídolo. Al final, con gran dolor de corazón, sólo pude comprar tres:


Parecen poca cosa, pero sufrieron varios intentos de robo a lo largo de la noche... Y no señalo a nadie... Ejem ejem Toni, ejem ejem Eleder, ejem ejem. Uy que tos más tonta.

Tras encontrarnos con Zoe por Arenal y armar un escándalo terrible, nos juntamos con Eleder y nos fuimos a cenar a los 100 montaditos de la calle Mayor. Por supuesto, tuvimos que hacer la gracia...


En la foto de abajo, observamos que igual nos da estar a mediados de noviembre en una terraza en la calle: ¡Sólo hacía fresco! (Tres burgalesas y un vasco contra un gallego y un valenciano, teníamos las de ganar xD).


Cuando ya habíamos terminado de cenar, vinieron Bombur y Beregond; estábamos en una disyuntiva, ya que ellos no habían cenado, por una parte, y nosotras queríamos ir a bebernos la sangría-a-1-euro al colegio mayor de Mere, por la otra. Al final las chicas nos fuimos por un lado y los chicos por otro. Quedaríamos varias horas después en Argüelles, una vez ellos hubieran hecho acto de presencia en el Tricumple, y nosotras estuviéramos en condiciones de cantar "los enanos van a la guerra" por el metro sin percatarnos de las atrocidades musicales cometidas.

En la habitación recogimos a los otros tres chicos con los que habíamos quedado, amigos todos ellos de Mere:


Y nos dedicamos alegremente a la sangría, los videos de youtube y las anécdotas psicodélicas, haciéndonos fotos y posando con la jarra (que según tengo entendido ha fallecido en extrañas circunstancias hace poco, DEP). Ay, exactamente así me imaginaba la vida universitaria...



Un ratillo después nos decidimos a salir, encontrándonos a Yoda por el camino (¿os he dicho ya que adoro Madrid?), con motivo de la exposición de Star Wars que se inauguró el día 15.

La distancia metropolitano-argüelles se convierte, cada noche de fin de semana, en una fiesshta de adolescentes y jóvenes que gritan: ¡Tractores! ¡Cosechadoras! Tres o cuatro empacadoras... Aunque ninguno esté estudiando para ingeniero agrícola ni nada parecido, tiene un ritmo que hace que cualquier borracho circundante que se la sepa te acompañe a grito pelado como si te conociera de toda la vida.


Lamentablemente, en Argüelles hubo un pequeño cisma, prácticamente no volví a ver al CIHMA ni a los simpáticos acompañantes por una serie de pequeños problemas. Que si el cajero, que si el segurata no nos deja pasar... Aisss

Mientras esperábamos a que volvieran de sacar dinero, nos metimos un rato en el Talismán. ¿No fue ahí donde salió la canción heavy "Voriax te peta"? De todas formas pasamos un rato entretenido, yo sobre todo porque estuve abusando (para variar) de Bombur, tradición que continué durante toda la noche y parte de esta semana (¡gracias, majo!).



En la foto inferior, con Eleder y el Master del Mal Rollo. ¡¡Miren, miren cómo sonríe malignamente!!
El caso es que cuando aparecieron mis hermanas todos decidieron cambiar de bar (no me dio tiempo a pedir Emeral Sword, así no hay quien tenga una Noche de Maquinación en condiciones...) y nos fuimos al Madriz Madrid, no sin antes darle un abrazo por el camino a Lell, por ser Lell amoroso.

¿Es impresión mía, o mi cara va empeorando a medida que pasa la noche?

Una vez dentro del Madriz Madrid se pusieron Toni y Lell a hablar de armas de airsoft (vamos, a ponerme los dientes largos). De esta parte de la noche ya casi no me acuerdo de nada. Creo que fue cuando Lankelote me atacó con un flash mortal, y hablamos y hablamos hasta que nos echaron del bar.

Nos fuimos al Gres, que era lo único abierto y gratuito, y precisamente por ser lo único abierto y gratuito estaba hasta arriba de gente. Hablé un rato con Mega, que el muy suertudo había estado esa noche en una fiesta de togas (¡¡a ver si tomáis ejemplo de la gente que sabe!! ...) y después decidimos irnos a desayunar. Lell se ofreció a llevarnos en su coche, y aceptamos Eleder, Lulau, Toni y yo. Estuvimos dando vueltas por el centro, primero para aparcar y después porque lo único que había disponible era San Ginés. A Lulau no le apetecían churros con chocolate y yo ya había desayunado ahí el día anterior, así que después de una hora decidimos irnos cada mochuelo a nuestro olivo, y fin de la noche xD.

17 noviembre, 2008

Qué locura

A grandes males, grandes remedios. La crisis de Noviembre suele ser un acontecimiento que el CIHMA experimenta año tras año al llegar estas fechas, como bien venimos señalando desde tiempos inmemoriables xD:
No me refiero a la crisis financiera, sino a la que suele atacar nuestro estado de ánimo, pequeñas desgracias personales que vienen acompañadas de la cruda realidad después del boom del verano.
Para paliar sus efectos, se instauró por decreto intergaláctico la Gran Noche de Maquinación de Noviembre, que es como una Noche de Maquinación normal, pero en Madrid xD. Este año, ración doble.

La verdad es que a mí, personalmente, suele atacarme la Crisis de Octubre; una, que va adelantada. Así que para estas fechas suelo estar ya en el take off. Ciertamente, ni Syg ni Mere parecían estar muy deprimadas tampoco, por lo que cambiamos el tradicional Chocolate de la Maquinación y el Odio por la Alegre Sangría.

Sus efectos se empezaron a notar enseguida, ya que acabamos viendo videos del youtube mientras nos partíamos de risa. Para finalizar esa etapa de la noche, nos hicimos las también clásicas Fotos Obligadas con la Webcam de Mere.



Y con nuestro collar de hawaiianas salimos a quemar Madrid. Literalmente llevábamos varios mecheros, aunque al final la frase se quedó exlcusivamente en la metáfora que es.

Así fue el viernes, y así se lo he contado xD.

Anecdótas:

-Algo que nunca pensé que experimentaría y/o vería con mis propios ojos: las tres dirigentes del CIHMA maquillándose juntas en el baño y hablando de trapos xD. ¡Nosotras! Que nuestras madres se quejan de que vamos zarrapastrosas, siempre en vaqueros y zapatillas, que nos dan dinero para ropa y nos lo gastamos en frikadas...

-Encontrarnos a Ser Zecce en el Madriz Madrid y no reconocerle (y viceversa, claro) hasta que casualmente llegó Rhiwen para deshacer el entuerto.

-Syg nos enseñó a bailar Death Metal zorreando al más puro estilo reguetón. Increible.

-¡Apenas hubo odio! Y eso que era una Gran Noche de Maquinación...

13 noviembre, 2008

El comienzo del infinito

(Fragmentos del último capítulo de El Fin de la Eternidad, posibles spoilers)


Harlan defendió a la Eternidad ahora con mayor énfasis, porque no hacía mucho que la había atacado con todas sus fuerzas. Dijo:
—Dejad que entremos en las Siglos Ocultos y nosotros lo solucionaremos. Nunca hemos fracasado en conseguir el Bien para aquellos Siglos en los que hemos intervenido.

—¿El Bien? —dijo Noys con un tono suave que parecía convertir aquella palabra en una burla—. ¿Qué es eso? Lo que vuestras máquinas os dicen. Pero ¿quién instruye a las máquinas y les dice lo que deben pesar en la balanza? Las máquinas no resuelven los problemas con mayor penetración que un hombre, sólo pueden hacerlo más rápidamente, ¡sólo más de prisa! ¿Qué es el Bien para los Eternos? Yo te lo diré. Protección y seguridad. El término medio. Nada en exceso. No aceptar ningún riesgo, si no es con una abrumadora probabilidad a favor del éxito más completo.

Harlan se humedeció los labios. De repente, recordó las palabras de Twissell en la cabina, mientras hablaban de los hombres evolucionados de los Siglos Ocultos. Había dicho: «Nosotros eliminamos lo extraordinario».

¿No era verdad?

—Bien, creo que esto te ha hecho pensar —dijo Noys—. Piensa en esto, en la Realidad que ahora existe. ¿Por qué razón el hombre se esfuerza continuamente en alcanzar el viaje interplanetario sin poder conseguirlo? No hay duda que cada Era conocedora del viaje espacial debe conocer también las épocas anteriores y sus fracasos. ¿Por qué lo intentan de nuevo?
—No he estudiado este punto —contestó Harlan.

[...]

¿Era posible que existiera en los seres inteligentes un deseo instintivo de buscar lo desconocido, de llegar a las estrellas, de abandonar la prisión de la gravedad terrestre? ¿Qué impulsaba al Hombre a intentar los viajes interplanetarios docenas de veces, a visitar una y otra vez los mundos muertos del sistema solar, donde sólo la Tierra era habitable?

[...]

Noys dijo:
—Al impedir los fracasos de la Realidad, la Eternidad también impide el logro de los triunfos. Sólo haciendo frente a las grandes pruebas puede la Humanidad elevarse a nuevas y mayores alturas. Del peligro y de la aventura han salido siempre las fuerzas que han llevado al Hombre a nuevas y más grandes conquistas. ¿No lo entiendes? ¿No comprendes que al impedir las miserias y fracasos que torturan al Hombre, la Eternidad no le deja encontrar sus propias soluciones, difíciles pero provechosas, las soluciones verdaderas que se obtienen al vencer las dificultades, no al evitarlas?
Harlan trató de convencerla:
—Nosotros buscamos el Bien para el mayor número posible...

[...]

—Hemos aprendido a ver Realidades y hemos visto que el Estado Básico es tal como te he dicho. Encontramos, también, el Cambio que destruyó el Estado Básico. No ha sido ningún Cambio inducido por la Eternidad; ha sido la misma Eternidad... el simple hecho de su existencia. Una organización como la Eternidad, que permite a los hombres escoger su propio futuro, termina por escoger la mediocridad y la seguridad, y en una Realidad semejante las estrellas están fuera de nuestro alcance.
La mera existencia de la Eternidad hizo desaparecer el Imperio Galáctico. Para restaurarlo, la Eternidad debe ser destruida. [...] Se me ofreció la elección entre cinco Realidades que parecían menos complejas. Yo escogí ésta, la que te comprende a ti, el único sistema de Realidad en donde aparecías tú.
Harlan dijo:
—¿Por qué lo escogiste?
Noys miró un momento a lo lejos:
—Porque te amaba. Te he amado mucho antes de conocerte.

[...]

—¿Lo comprendes ahora? Ven a la entrada de la cueva conmigo, Andrew.
Él la siguió, hipnotizado, deslumbrado por la completa claridad con que ahora veía la situación. Su pistola se apartó de la línea que apuntaba al corazón de Noys. Las primeras luces del alba ahuyentaban a la noche y la gran cabina en el exterior de la cueva era una sombra opresiva contra la claridad matinal. Sus contornos aparecían confusos y borrosos bajo el protector.
Noys dijo:
—Ésta es la Tierra. No el eterno hogar de la Humanidad, sino el punto de partida de una infinita aventura. Todo lo que has de hacer para conseguirlo es tomar tu decisión. [...]La Eternidad desaparecerá junto con la Realidad de mi Siglo, pero nosotros nos quedaremos para tener hijos y nietos, y la Humanidad permanecerá para llegar hasta las Estrellas.
Él se volvió para mirarla, y ella le sonrió. Era la Noys de siempre, y su propio corazón latía como antes.
Ni siquiera se dio cuenta de que su decisión estaba tomada, hasta que la grisácea claridad lo invadió todo, cuando desapareció la sombra de la cabina.
Con aquella desaparición, comprendió Harlan, mientras Noys se acercaba lentamente hacia sus brazos, había llegado el fin de la Eternidad ...
...Y el comienzo del Infinito.

Isaac Asimov, en El Fin de la Eternidad

10 noviembre, 2008

Cena de la mafia

El pasado jueves nos reunimos en casa de Bombur para tratar importantes asuntos... El visionado de Mistery Men AKA encerrona a Eleder AKA Italocena, terminó convertido en una cena de mafiosos...


Nótese la sombra maligna, la pose chunga de Eleder como Padrino, y el aspecto de maloso de Bombur.

Como cualquier buen mafioso que se precie de serlo, Bombur nos obsequió con comida casera: tomate con mozarella (estoy superando mi fobia al queso), lasagna autorregeneradora y tiramisú, que también se rellenaba solo. Todo ello regado con tres botellas de lambrusco. Manjares, y más para mí que vivo en una residencia de estudiantes...

Anécdotas:

-En la mesa nos juntábamos un filólogo vasco, un proyecto de filósofo, un proyecto de sociólogo y un proyecto de psicóloga (Samu no cuenta xD). ¡Vivan las letras!

-Bombur tiene una gorra comunista. Su presencia se hace indispensable en nuestra fiesta de los Fríos Ochenta.

-¡Habilidades! ¡Habilidades para Arianne! Y todo por transgredir la antigua y mística tradición: El master no puede ver el traje de sus jugadores hasta el día de la partida.

- Bombur:
Pues íbamos a ver Mistery Men, pero la tengo prestada...
Proyecto-de-filósofo:
¿Mister Himen? Bueno, de ti no me extraña xD

... Nada que añadir, señoría.

-R2D2 en sudamericano es Arturito... Jajaja no puedo con ello.

Y seguro que me dejo mil, pero bueno... Como breve reseña servirá. Genial, ¿para cuándo la próxima?

-----------------------------------------

Y ya para terminar... ¿Parecido razonable?











Sí, sí, ya sé... El color del sombrero...

06 noviembre, 2008

¿Qué es un boomerang que no vuelve?

¡Un palo!

Pues bien, aquí está el palo que me ha traído mi hermana de Australia:



No, no vuelve :(...

También me ha traido un "cacharro" maorí que dice que servía para desnucar al enemigo. Jo, qué bien me conoce.




Y aunque supongo que todos los que podáis leer esto me tenéis en el tuenti o en facebook, os dejo dos fotos de la fieshta del sábado. (Bueno, también puede sorprenderte quién lee tu blog... Si os contara lo que me pasó esa noche... Jajaja)

Me encanta esta foto, Mus está genial con su gesto provocador y su maraca del infierno xD



Y mañana... Es una sorpresa, sólo puedo adelantar:
-¿Cómo no voy a traficar con armas, si es una fieshta?

03 noviembre, 2008

Extractos de los cuadernos de Lazarus Long II

La estupidez no puede curarse con dinero, ni con educación, ni por medio de la legislación. La estupidez no es un pecado; la víctima no puede evitarla. Pero la estupidez es el único delito capital universal: la sentencia es de muerte, no hay recurso, y la ejecución tiene lugar automáticamente y sin clemencia.

Robert A. Heinlein, en Tiempo para Amar

02 noviembre, 2008

Extractos de los cuadernos de Lazarus Long

Se vive y se aprende. O no se vive mucho.

Robert A. Heinlein, en Tiempo para Amar